La verdad sobre las terribles cebollas…

22-08-2018
La verdad sobre las terribles cebollas...

La GRAN pregunta: ¿por qué las cebollas nos hacen llorar como si no hubiese un mañana?

Es, de hecho, muy sencillo e interesante.

Las cebollas contienen una molécula llamada trans-(+)-S-(1-propenil)-L-cisteina sulfóxido. Esta se adquiere porque absorben azufre del suelo que luego se dispersa en su composición. Cuando cortamos las cebollas con el cuchillo, el filo “rompe” estas células que son liberadas en forma de gas; un gas similar al gas lacrimógeno.

Mucha gente piensa que es el olor, pero realmente es este gas que, en contacto con los ojos ¡nos hace llorar!

Por supuesto, cada uno es diferente y hay personas que son menos sensitivas a este gas, y otras que van a llorar a mares. Pero quería compartir algo muy interesante contigo…

Hace un tiempo encontré un experimento realizado por Melani Pinola donde ponía bajo escrutinio todos esos mitos sobre cómo cortar las cebollas para que no nos hagan llorar. Probó 11 maneras diferentes de cortar una cebolla, mojando el cuchillo, usando gafas de bucear, encendiendo una vela, cortando debajo del grifo… ¡Todo para descubrir cuál era la que mejor funcionaba!

Si quieres, puedes leer todo su experimento aquí en inglés, pero para ahorrarte el trabajo, te voy a dar las 3 formas ganadoras.

Usa el congelador

Antes de cortar la cebolla, métela en el congelador durante 15 minutos aproximadamente antes de cortarla. De esta manera, las partículas reaccionan al frío y el gas que provoca la irritación no se libera tan fácilmente.

Gafas de bucear

Sí, gafas de bucear. Es, de hecho, el método más efectivo ya que evita 100% que el gas llegue a tus ojos. Ni una sola lágrima… Si no te importa hacer un poquito el ridículo mientras cortas las cebollas.

Y el más fácil y recomendado…

Cortar la cebolla con el ventilado de la cocina encendido

El ventilador que tienen muchas campanas de la cocina funciona maravillas, y no tienes que ponerte gafas ni acordarte de poner la cebolla en el congelador unos minutos. Enciéndelo y deja que el ventilador se lleve el gas hacia arriba, evitando que entre en contacto con tus ojos.

 

Esos fueron los tres métodos ganadores para Melani Pinola, pero si tú tienes el tuyo propio que funciona 100%… ¡Me encantaría saberlo! Nunca hay suficientes trucos para evitar esas cebollar peleonas.

 

Finalista de Masterchef y creador del curso Cocina Ágil, donde te enseño a preparar la comida para toda la semana en menos de 2 horas. Si quieres aprender cómo, aquí puedes conseguir un descuento. ¿Te apuntas?