3 trucos sencillisímos con los que ganar tiempo en tu cocina

18-03-2018

 

 

La cocina está llena de trucos facilísimos que te pueden hacer la vida mucho más fácil… Si los conoces.

¿Cuántas veces te ha pasado el ir a untar unas tostadas con mantequilla y tener que esperar a que deje de estar dura y fría? ¿Y cuántos intentos te hacen falta antes de cazar esa pizca minúscula de cáscara de huevo que se te ha quedado en la clara?

Hoy te explico:

 

1. Cómo conseguir mantequilla a temperatura ambiente

¡Muy fácil!

Para conseguir mantequilla a temperatura ambiente sin pasarla por microondas (donde se podría fundir y perder el efecto deseado) es rallarla. Al rallarla conseguimos que se caliente con mucha más facilidad y que sea mucho más fácil de extender.

¿Te da pereza limpiar luego el rallador? No hay problema.

Calienta un vaso con un poco de agua, tira el agua y pon el vaso cubriendo el trozo de mantequilla (dejándola en su interior). Espera unos segundos y tendrás la mantequilla a punto.

Problema solucionado. Ya puedes comerte esas tostadas riquísimas o tener la mantequilla a punto para tu receta.

¿Quieres ahorrar tiempo en la cocina?

Descubre cómo preparar tu comida en 20 minutos con sólo una olla.

Pincha aquí para conseguir tu guía

 

2. Cómo separar la cáscara del huevo de la clara

Es la ley de Murphy, y al final te pasas medio minuto con los dedos o con el tenedor intentando pescar ese pedazo. No te preocupes, la ciencia está de tu parte.

El agua tiene un efecto repelente con la clara del huevo, así que mójate los dedos con agua e intenta atrapar la cáscara. Verás que lo que antes era una misión imposible, ahora es pan comido.

 

3. Cortar 10 tomates cherrry de una pasada

Cortar tomates cherry es una tortura si hay que cortar muchos, y dejarlos enteros a veces es demasiado para un sólo bocado. Pero a partir de ahora vas a saber cortar tomates cherry como un pro.

Para ello, simplemente pon los tomates en un plato y tapa con otro plato encima (puede ser una tapa sobre otra), quedando como una especie de platillo volante con los tomates dentro. A continuación, pasa el cuchillo por el hueco que quedará entre plato y plato presionando contra la mesa el plato de arriba, para que no se muevan los tomates.

 

¡Problemas solucionados! Y de forma mucho más sencilla y eficaz de la que seguro imaginabas.

¿Quieres más trucos super sencillos? Descubre 20 hacks imprescindibles que realmente funcionan para tu cocina y no pierdas el tiempo.

Finalista de Masterchef y creador del curso Cocina Ágil, donde te enseño a preparar la comida para toda la semana en menos de 2 horas. Si quieres aprender cómo, aquí puedes conseguir un descuento. ¿Te apuntas?